jueves, 25 de noviembre de 2010

¡Feliz día del Paleontólogo!

Con motivo de la fundación de la Asociación Paleontológica Argentina el 25 de noviembre de 1955 se celebra en la Argentina del día del Paleontólgo. 

1.- ACTA DE FUNDACION DE LA APA (1955)

PROPOSITOS Y ANTECEDENTES
La paleontología cuenta en nuestro país con relevantes antecedentes, constituyendo una de las ramas de las ciencias de la naturaleza que más ha contribuido a la configuración de una tradición científica nacional. Por obra de destacados investigadores argentinos y extranjeros, la paleontología argentina dio su aporte a la elucidación de los problemas trascendentes de la historia de la vida, ampliando la fundamentación documental de la evolución y colaborando fehacientemente a los adelantos de la geología regional.


Puede afirmarse que desde hace algunos años ha comenzado en el país un nuevo florecimiento de las actividades paleontológicas. En este momento estas actividades cuentan con mayor número de cultores que en cualquier otra etapa de la historia de nuestras ciencias. Y la primordial unilateralidad de estos estudios, la preponderancia inicial de la paleontología de vertebrados, especialmente de mamíferos, se está viendo de más en más equilibrada por el desarrollo de especialidades de menor tradición local, como la paleontología de invertebrados, la paleobotánica y la micropaleontología. Han surgido nuevos centros de investigación paleontológica en distintos lugares del interior del país, se han descubierto nuevos e importantes yacimientos de vertebrados, invertebrados y plantas fósiles, y los últimos años han contemplado la realización de algunos descubrimientos de verdadera trascendencia extralocal. También se ha vivificado la inquietud popular por la ciencia de los fósiles, traduciéndose en la proliferación de aficionados y coleccionistas, que han llegado a constituir pequeños museos locales y hasta movimientos populares de apoyo a los estudios paleontológicos. Y es tanto más elocuente esta revivificación de las inquietudes paleontológicas argentinas, por cuanto se ha desarrollado espontáneamente, sin el debido apoyo e incluso con la a veces manifiesta hostilidad de los medios oficiales, como si tradujera una incontenible exigencia del progreso científico nacional.


Fácil es reconocer, empero, que existen males que traban esta rica potencialidad de desarrollo de la paleontología argentina. Existe una notoria desconexión entre los investigadores de distintas especialidades paleontológicas, e incluso entre los de una misma especialidad. Dicha desconexión se extiende entre la actividad nunca subestimaba de aficionados y coleccionistas particulares y los investigadores de formación académica. Existe un desencuentro entre los esfuerzos individuales de los investigadores, que se refleja no sólo en el desconocimiento de la labor mutua, sino hasta en la superposición innecesaria de objetivos de investigación particulares.  Tampoco es difícil advertir que el investigador tropieza con grandes dificultades para la realización de sus tareas, dificultades que comienzan al proponerse realizar viajes de campaña, y que llegan hasta cuando se impone la necesidad de editar los resultados de su trabajo.


Se hace necesaria, pues, la unificación de los esfuerzos individuales de los cultores de la paleontología en el orden nacional, y el estudio colectivo de las perspectivas y caminos de desarrollo de esta disciplina. Un núcleo de especialistas de distintos centros de investigación de Buenos Aires y La Plata han comprendido la necesidad de constituir un organismo que lleve adelante ese propósito. En una reunión realizada el 25 de noviembre de 1955, han decidido crear la Asociación Paleontológica Argentina. Han pensado que en este organismo deberán tener cabida todas las personas, argentinas o extranjeras, que tengan alguna conexión o algún interés con los estudios paleontológicos argentinos, sin plantear exclusiones sectarias de ningún tipo, abriendo las puertas tanto al especialista con acreditados títulos académicos como al aficionado de más modesta condición científica, como el simple amigo de la ciencia de los fósiles, en un propósito de unificación de la familia paleontológica argentina que responda a un exclusivo imperativo de favorecer el avance de esta ciencia. Han entendido también que los objetivos fundamentales de la Asociación Paleontológica Argentina deben consistir en: 1) aunar a todos los cultores de la ciencia de los fósiles en el orden nacional; 2) contribuir por todos los medios a la organización y desarrollo de las actividades paleontológicas argentinas, 3) realizar reuniones científicas periódicas de comunicaciones, 4) coordinar los esfuerzos de investigación particulares, tratando de programar el trabajo de investigación, formar núcleos de trabajo y seminarios para el estudio y la profundización de problemas particulares, 5) organizar, viajes de ex. paleontológica 6) conectar a los distintos núcleos de aficionados y coleccionistas con los centros de investigación paleontológica; 7) preocuparse por el amparo y el cuidado de las colecciones y los yacimientos paleontológicos; preocuparse por la difusión popular de los conocimientos paleontológicos; 9) gestionar el otorgamiento de becas para la investigación paleontológica, y subsidios para los museos locales, 10) editar una revista de la especialidad, que, como homenaje al gran sabio paleontólogo argentino, llevará el nombre de “Ameghiniana”.


Para llevar adelante las tareas de la estructuración de la Asociación. y hasta tanto se llame a una Asamblea Nacional donde se nombren autoridades definitivas se ha elegido una Comisión Directiva provisoria, integrada por las siguientes personas:

Presidente Dr. Armando F. Leanza
Vice-Presidente Dr. Pedro N. Stipanicic
Secretario Osvaldo A. Reig
Pro-Secrelario Dr. Carlos A. Menéndez
Tesorero Dra. Noemí V. Cattoi
Pro-Tesorero Dr. Horacio H. Camacho
Vocales Dr. Rosendo Pascual
        Dra. Andreina B. de Ringuelet
        Dra. Hildebranda A. Castellaro

Asociación Paleontológica Argentina